Segunda Guerra Mundial

Disputada entre 1939 y 1945, la Segunda Guerra Mundial fue un conflicto bélico global entre los aliados (Gran Bretaña, la Unión Soviética y Estados Unidos) y las potencias del Eje (Alemania, Japón e Italia). Ninguna guerra ha tenido una mayor extensión geográfica ni unas consecuencias políticas, sociales, culturales, científicas y económicas tan profundas.

La crisis económica, la pobreza y las penalidades que ello conllevaban, propiciaron el auge de los fascismos. El nacionalismo alemán proliferó y Hitler fue ganando popularidad en Alemania como líder del Partido Nacionalsocialista.

Origen de la Segunda Guerra Mundial

Así, el mensaje de Hitler caló hondo en una sociedad alemana que había sufrido fuertes privaciones tras la Primera Guerra Mundial. Hitler abogaba por no reconocer el Tratado de Versalles, al tiempo que proclamaba que Alemania necesitaba expandirse territorialmente, por lo que necesitaba un espacio vital.

El convulso ambiente en Alemania desembocó en el ascenso de Hitler al poder en 1933. Después, Hitler se atribuyó poderes extraordinarios, disolviendo todos los partidos y sindicatos, salvo en nacionalsocialista y poniendo en marcha una política antisemita.

En el plano internacional, Hitler incumplió los tratados, rearmando a Alemania y negándose a sufragar el coste de las reparaciones de la Primera Guerra Mundial. Ya en 1936 remilitarizó la región de Renania, pero las ambiciones territoriales de Hitler aún estaban lejos de saciarse.

En 1938, el ejército alemán
penetró en territorio austriaco y se anexionó el país. Si bien es cierto que
tanto Austria como Alemania deseaban estar unidas. La expansión del Reich
continuó cuando Alemania se anexionó la región checa de los Sudetes, habitada
por una numerosa población alemana.

Mientras tanto, la respuesta de
las democracias occidentales como Francia y Gran Bretaña era tibia, pues
apostaban por una política de apaciguamiento. Esto tendría terribles
consecuencias sobre Checoslovaquia, que cayó en manos alemanas en marzo de 1939.
Sin embargo, el siguiente movimiento de Hitler (la invasión de Polonia)
terminaría por provocar el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Paralelamente, en los años 20
el nacionalismo iba en aumento en Japón. Cabe citar un documento conocido como
el Plan Tanaka, que propugnaba el expansionismo nipón. Al igual que la Alemania
nazi, Japón buscaba su espacio vital.

Así pues, el primer paso en la
expansión del Imperio de Japón fue la conquista de Manchuria en 1932. A
Manchuria le seguiría la invasión de China en 1937. A medida que Japón se
expandía, crecía la rivalidad con Estados Unidos, la gran potencia rival en el
Pacífico.

Con el militarismo japonés al
alza, el general Hideki Tojo se hizo con el poder en 1941. Las tensiones con
Estados Unidos cada vez eran más fuertes y el ataque japonés a los
estadounidenses en Pearl Harbor estaba en ciernes.

La guerra relámpago

El 1 de septiembre de 1939
estalló la Segunda Guerra Mundial con la invasión alemana de Polonia. Esta vez,
las democracias occidentales no optaron por el apaciguamiento. Pese a la
entrada de Francia y Gran Bretaña en el conflicto, Polonia no tardaría en caer
en manos del Tercer Reich.

El comienzo de la guerra
estuvo marcado por una sucesión de espectaculares victorias alemanas. Las
nuevas tácticas germanas, conocidas como blitzkrieg o guerra relámpago,
consistían en fulminantes ataques combinados con infantería, artillería,
tanques y aviones. Este modo de hacer la guerra desconcertó a los aliados.

A la invasión de Polonia le
siguió la caída de Dinamarca y Noruega. Poco después, la guerra se trasladó a
Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Francia. La línea Maginot, que era una serie de
fortificaciones erigidas por los franceses, resultó inútil cuando los alemanes
sorprendieron al ejército francés atacando a través de las Ardenas. El frente
aliado se desmoronó, el ejército británico se retiró por Dunkerque y los
alemanes terminaron entrando en París. Finalmente, el 22 de junio de 1940, los
franceses firmaban armisticio en Compiegne.

Francia quedó dividida en dos
zonas: la norte en manos de los alemanes y la sur, conocida como la Francia de
Vichy que, al frente de Philippe Pétain, se convertía en un estado
colaboracionista.

Mientras tanto, Gran Bretaña, se había quedado sola en su lucha contra el Tercer Reich. Pero el primer ministro británico Winston Churchill estaba decidido a combatir hasta el final. Solo gracias a su resistencia en la batalla de Inglaterra, la aviación británica logró evitar una posible invasión.

Nuevos frentes

El dictador italiano Benito
Mussolini deseaba demostrar que Italia era una gran potencia, capaz de lograr
victorias como las que había alcanzado Alemania. En este sentido, Mussolini
soñaba con conquistar Grecia y Egipto. Sin embargo, las ofensivas en Grecia
resultaron un desastre, mientras que en su lucha en el norte de África
cosecharon severas derrotas ante los británicos.

Todo ello terminó por forzar
la intervención alemana. Una vez más, la maquinaria militar alemana se mostró
implacable, conquistando rápidamente Grecia y Yugoslavia.

Mientras tanto, en el norte de
África desembarcó un pequeño ejército alemán conocido como Afrika Korps y
comandado por el general Erwin Rommel. Los triunfos de Rommel en Libia pusieron
a los aliados contra las cuerdas y su ingenio en el campo de batalla le valió
el sobrenombre de el zorro del desierto.

Pero las ambiciones alemanas
iban más allá de los desiertos del norte de África. El gran enemigo ideológico
de Hitler era el comunismo, encarnado por la Unión Soviética. A pesar de haber
suscrito el pacto germano-soviético, por el que ambos países se comprometían a
no agredirse, se repartieron Polonia y acordaban intercambios económicos, el 22
de junio de 1941 comenzó la invasión de la Unión Soviética.

Millones de soldados alemanes
penetraron en territorio ruso en el marco de la Operación Barbarroja. Durante
los primeros meses, la avalancha germana resultó incontenible para las
desorganizadas fuerzas soviéticas. Sin embargo, la llegada del duro invierno
ruso contribuyó a frenar el avance alemán a las puertas de Moscú. Igualmente,
el ejército alemán se topó con una fiera resistencia en la ciudad de
Leningrado.

Consiguiendo un respiro
gracias a la llegada del invierno, los alemanes detuvieron sus ofensivas hasta
la primavera de 1942. Esta vez, la atención de Hitler se centraba en
Stalingrado.

Estalla la guerra en el
Pacífico

Estados Unidos había mantenido una posición aislacionista. Sin embargo, entre sus ciudadanos había quienes reclamaban la entrada del país en la guerra. Mientras tanto, ambos países se hallaban al borde de la conflagración. La invasión japonesa de la Indochina francesa conllevó un embargo petrolífero a Japón por parte de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Así pues, Japón, que rivalizaba con Estados Unidos por el dominio del Pacífico, veía la guerra como única salida, pues sus reservas de petróleo eran escasas. Por ello, era fundamental infligir un golpe rápido y letal a los estadounidenses. Finalmente, el 7 de diciembre de 1941, los japoneses atacaron a la flota de Estados Unidos en Pearl Harbor (Hawái). Este ataque supuso la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

Inmediatamente después, los
nipones emprendieron nuevos ataques en Asia y el Pacífico. Las colonias
británicas de Singapur, Malasia, Birmania y Hong Kong fueron rápidamente
conquistadas por el Imperio de Japón. Las derrotas estadounidenses se
sucedieron en el Pacífico, perdiendo islas como Wake, Guam y las Filipinas.

Las tropas japonesas llegaron
hasta Nueva Guinea, llegando a amenazar Australia. Pero las tornas de la guerra
cambiaron cuando los estadounidenses lograron una decisiva victoria naval sobre
la Armada Imperial en la batalla de Midway en junio de 1942.

1942, el punto de inflexión

En 1942 Alemania había
alcanzado su máxima dominio territorial. En Egipto, Octavo Ejército británico
parecía al borde de la derrota, mientras que, en la Unión Soviética, la
Wehrmacht marchaba decidida hacia la estratégica ciudad de Stalingrado.

Sin embargo, con la batalla de
El Alamein (Egipto), el general Montgomery infligió una derrota que dejó a
alemanes e italianos heridos de muerte en África. Mientras tanto, un ejército
angloamericano desembarcó en Marruecos y Argelia como parte de la Operación
Antorcha. Así, las tropas del Eje quedaron atrapadas en Túnez, donde finalmente
fueron derrotados.

En Rusia, en la ciudad de Stalingrado, el ejército alemán pasó de sitiador a sitiado. Aislado, el 6º Ejército alemán terminó por ser destruido. Alemania había sufrido una derrota irreparable, mientras que el frente ruso empezaba a convertirse en la tumba de la Wehrmacht.

En el frente del Pacífico, la
oleada japonesa era contenida en Nueva Guinea, mientras que la flota nipona
había sufrido un varapalo decisivo en Midway. Asimismo, la victoria
estadounidense en Guadalcanal contribuiría a dar un vuelco a la guerra en el
Pacífico.

La derrota del Tercer Reich

Partiendo desde el norte de
África, los aliados invadieron Sicilia, acontecimiento que terminó por provocar
la destitución de Mussolini. Ante la destitución de Mussolini, las tropas
alemanas ocuparon Italia.

Los aliados prosiguieron
avanzando desde el sur de Italia, peleando en encarnizadas batallas como Anzio
y Montecassino, para entrar triunfalmente en Roma un 4 de junio de 1944.

En el frente oriental, los
alemanes decidieron apostar por una gran ofensiva blindada en Kursk. Sin
embargo, los rusos se las arreglaron para contener la embestida. Así, desde la
derrota en Kursk, Alemania había perdido toda iniciativa en el frente ruso.

Pero, con las tropas
soviéticas soportando la mayor parte de la presión del ejército alemán, se
hacía imperativo abrir un nuevo frente en Europa. Así, el 6 de junio de 1944
tuvo lugar el desembarco de Normandía, también conocido como Operación
Overlord. A la invasión aliada de Normandía le siguieron nuevos desembarcos en
el sur de Francia.

Los aliados continuaron
avanzando hacia la frontera alemana y en diciembre de 1944, sufrieron una
esperada contraofensiva en las Ardenas. A pesar del ímpetu inicial del
contraataque, la ofensiva germana en las Ardenas terminó por fracasar.

En marzo de 1945, las tropas
angloamericanas cruzaron el río Rin y se internaron en Alemania. Por fin, el 25
de abril de 1945, estadounidenses y rusos se encontraban en Torgau.

Por su parte, el ejército
soviético progresaba desde Europa del Este, llegando hasta Berlín y
conquistando la ciudad. Tras el suicidio de Hitler el 30 de abril de 1945, el 8
de mayo de 1945, tenía lugar la rendición final de Alemania.

Victoria en el Pacífico

Derrotados en Midway y
Guadalcanal, los japoneses empezaban a perder terreno mientras los marines y el
ejército de Estados Unidos avanzaban en una sangrienta campaña a través de los
atolones. Tarawa, Saipán y Peleliu fueron algunos de los nombres de aquellas
encarnizadas batallas. Por otro lado, un triunfante general MacArthur regresó a
las Filipinas junto a un numeroso ejército estadounidense. También los
británicos lograron reconquistar Birmania.

Con la conquista
norteamericana de las Islas Marianas, Japón quedaba en el radio de alcance de
los poderosos bombarderos B-29. Así, los aliados emprendieron una campaña de
bombardeos aéreos que arrasó las principales ciudades japonesas.

A medida que los
estadounidenses se aproximaban a Japón, la lucha se recrudecía. Prueba de ello
son los combates librados en islas como Iwo Jima y Okinawa.

El episodio final de la
Segunda Guerra Mundial estuvo marcado por el lanzamiento de sendas bombas
atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima (6 de agosto de 1945) y
Nagasaki (9 de agosto de 1945). Precisamente los bombardeos atómicos que
sufrieron ambas ciudades terminaron por propiciar la capitulación japonesa, que
tuvo lugar un 2 de septiembre de 1945 a bordo del acorazado estadounidense USS
Missouri.

Consecuencias políticas, sociales, económicas y humanas

Bajo el yugo de los países del
Eje

Durante la ocupación alemana, Europa fue saqueada. Buena parte de los alimentos de otros países eran enviados para abastecer a Alemania. El saqueo fue más allá de los recursos alimentarios, pues en el plano fiscal, según el célebre historiador Antony Beevor, hubo países que se vieron forzados a dar al Tercer Reich entre la cuarta y la tercera parte de la recaudación. En este contexto, no tardó en aumentar la inflación al tiempo que florecía el mercado negro.

Más aún, junto con los alimentos y bienes industriales, millones de trabajadores forzados fueron desplazados a Alemania para servir como mano de obra al servicio del Tercer Reich.

Un drama terrible fue el
Holocausto. En campos de exterminio como Auschwitz, Treblinka o Mathausen
millones de judíos, rusos, polacos, gitanos y comunistas entre muchos otros,
fueron exterminados en masa.  Con la
Segunda Guerra Mundial finalizada, los responsables de los crímenes nazis
responderían ante los tribunales en los juicios de Núremberg.

En el otro extremo del
planeta, la ocupación japonesa fue terriblemente dura para los países de Asia y
el Pacífico. La guerra en China estuvo marcada por las atrocidades japonesas,
sin olvidar el trato inhumano que recibieron los prisioneros de guerra aliados
confinados en los campos japoneses.

Repercusiones internacionales

Al término de una guerra con
millones de desplazados, Europa había quedado en ruinas y Japón estaba
arrasado. Para Japón y Alemania, la guerra había significado un holocausto
humano y económico, mientras que Estados Unidos se había consolidado como la
gran potencia económica y política. Es más, el poderío industrial y económico
hicieron de Estados Unidos “el gran arsenal de la democracia”, al tiempo que
sus vastos recursos económicos permitían financiar la contienda.

Cabe destacar que, mientras se desarrollaba la guerra, Churchill, Roosevelt, Truman (en la Conferencia de Potsdam) y Stalin fueron diseñando planes para el final del conflicto. En este sentido, merece la pena señalar las conferencias de Teherán, Yalta y Potsdam. Así, se decidió que solo se aceptaría la rendición incondicional de Alemania, al tiempo que se acordaban unas zonas de ocupación.

También el 26 de junio de 1945, al amparo de la Conferencia de San Francisco surgió la Organización de Naciones Unidas (ONU), un organismo supranacional creado para mantener la paz en el mundo y luchar por el respeto de los derechos humanos.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, una nueva etapa comenzaba. El mundo quedaba dividido en dos bloques: el comunista y las democracias con economías de libre mercado. Había llegado la guerra fría.

Was this helpful?

0 / 0

Leave a Reply 0

Your email address will not be published. Required fields are marked *